Había un hombre

​Había un hombre. Al menos, solía haberlo. El color de sus ojos me fascinaba por alguna razón y su voz sonaba a melodía. A su lado, me sentía única y capaz de cualquier cosa. Lejos de él, melancólica y estúpidamente dependiente.

Había un hombre. Al menos, solía haberlo. Creí ver el océano en sus ojos y resultaron ser mis lágrimas reflejadas en sus pupilas. Su voz era un sonido, al principio melodía y al final un grito desgarrador. 

Un día el hombre se fue y yo le dije adiós.

Anuncios
Había un hombre